A caridade é humilhante porque se exercita verticalmente, desde a cima; a solidariedade é horizontal e implica respeito mútuo.
— Eduardo Galeano

venres, 3 de maio de 2013

Manifiesto y principios

Manifiesto por un mar de fuegos

Un hombre de la villa de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de pequeños fuegos.

— El mundo es eso — reveló —. Una morrena de gente, un mar de pequeños fuegos.

Cada persona brilla con luz propria entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos menudos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni si inteira del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, ni alumean ni queman, mas otros prenden a la vida con tantas ganas que no se les puede mirar sin palpebrexar, y quien se acerca, encéndese.


(Eduardo Galeano — El Mundo)


1. Cada vez es más difícil ver con claridad en el mundo, incluso para aquellas personas que más nos empeñamos en mirar con mucha atención. Un aire tibio y negruzco llega de los depósitos de petróleo expoliados en el Oriente Medio, de los barcos, aviones, carreteras, ferrocarriles por los que los pueblos del mundo continúan rindiendo tributo a los imperios. Los pueblos somos solamente piezas rotas de un rompecabezas que manejan manos ajenas, en un juego con reglas trampeadas y en el que siempre ganan los mismos. La guerra contra la humanidad es una guerra contra la razón, que apaga poco a poco pequeños fuegos en todo el mundo.

2. Parpadear es enardecer los fuegos. Unir las piezas, reconstruir el puzzle. La solidaridad antes era una muestra de generosidad; hoy es una necesidad. Si ayer era un deber luchar contra la lógica imperial, hoy es una cuestión de supervivencia: local, nacional, regional, continental y mundial. Tres campos fundamentales llaman nuestra atención:

a) la constelación de movimentos sociales, revoluciones, saltos y transformaciones que nos llegan de América Latina; la América de venas ensangrentadas que arrasaron los imperialismos hispano y portugués; la América que nos enseña lecciones a nosotras y nosotros, invisibles en este rincón de Europa, y que algún día hará frente al vecino abusón que tienen en el norte, que siempre se creyó con derecho a extender su patio;

b) el mundo árabe e islámico, espacio surcado por el colonialismo europeo durante años, criminalizado por la prensa occidental y que debe ejercer su propia voz y resistencia; todos los pueblos del mundo tenemos una deuda pendiente con los pueblos palestino y sahariano, pero también con el iraquí, afgano, libio o sirio entre otros, agredidos con saña por un imperialismo insaciable;

3. Una nación invisible también es una nación imposible. Vivimos en un pequeño país atlántico, de historia, cultura y lengua milenarias, que es invisible en el mundo. Pero para llegar a la idea de invisibilidad hay que reconocer la existencia del visible. Para hablar de la Galiza invisible hay que pensar en una Galiza visible.

4. Nos han pedido madurez, resignación, conformismo o rendición. Pero todo esto ya lo escuchamos muchas veces. Nosotras y nosotros vamos a hablar de libertad, de memoria y de futuro; vamos a construir, en el océano de la asfixia, una pequeña isla de dignidad, una minúscula Cuba de inconformistas.

5. No vamos a construir otra pirámide. Construimos de abajo para arriba la democracia participativa que no se sustituye por spots publicitarios, por la tiranía de las marcas y el consumo.


Para avanzar, en diagonal, en zigzag, pero sin intermitencias. Colabora, contribuye, acércate a este pequeño Mar de Fuegos. ¡Y que arda el mundo!

***
Principios

MAR DE LUMES — Comité Galego de Solidariedade Internacionalista (Mar de Fuegos — Comité Gallego de Solidariedad Internacionalista) es una organización gallega que trabaja en él ámbito de la solidaridad internacional, con estos tres principios fundamentales:

COMBATE AL IMPERIALISMO

Rechazamos y denunciamos la injerencia extranjera, sea ésta en forma de guerra o a través de otros medios, menos visibles y espectaculares, pero igualmente dañinos para los intereses de los pueblos intervenidos. Rechazamos, por tanto, todos los mecanismos por los cuales el imperialismo es ejercido: desde la OTAN hasta el FMI, el Banco Mundial, o aquellas instituciones que, disfrazadas de organización solidarias o para el desarrollo, empleen la falsa solidaridad como elemento legitimador de sus verdaderos objetivos injerencistas. En el conflicto entre el imperialismo contra los pueblos invadidos, nosotras y nosotros siempre estaremos con los pueblos. Con los pueblos iraquí, afgano, libio, sirio, con el conjunto de los pueblos de la América del Sur que han decidido dejar de ser el patio trasero de los Estados Unidos y de Europa, y con cualquier otro pueblo agredido por el capitalismo imperialista. Aquí estamos.

APOYO A LOS PROCESOS DE EMANCIPACIÓN

Partiendo de las diferencias entre autodeterminación, independencia y soberanía y del reconocimiento de que cada pueblo tiene derecho a su soberanía plena, apoyamos todos los procesos soberanistas de las naciones sin Estado en el mundo, de África a Asia y Oceanía; de América a Europa. En el conflicto entre los respectivos Estados y los pueblos que buscan su soberanía, nosotras y nosotros siempre estaremos con los pueblos. Con Palestina, con el Curdistán, con el Sáhara, con el Wallmapu, con Quebec, con Euskal Herria, con Cataluña, con Escocia, con la Bretaña, con Córcega, con Occitania y con tantos otros pueblos. Aquí estamos.

INTERNACIONALIZACIÓN DEL CONFLICTO NACIONAL GALLEGO

Somos una organización gallega de solidaridad. Nuestra concepción de solidaridad se ejerce horizontalmente, de un sujeto político a otro. Requiere, por tanto, correspondencia y diálogo. La proyección de la causa de la Galiza como nación negada por el Estado español es el tercer punto de apoyo esencial de nuestra organización. Porque es el hecho de ser un país expoliado e intervenido lo que nos da el particular punto de vista necesario para comprender en toda su dimensión la necesidad de tejer redes solidarias y de explicar al mundo que existimos, que no queremos continuar siendo invisibles. Aquí estamos.